esa escultura que nos espera en un paseo
es un regalo para tener un gran día

Obra pública

En este apartado podrás conocer algunas de mis esculturas ubicadas en diferentes ciudades y lo que significa para mí que te encuentres con ellas. Siempre es una responsabilidad intervenir en espacios públicos y dejar tu huella en ellos.

En 1999 se inauguró en Valladolid mi primera obra pública, "Danzando para la luna", después del éxito de una exposición individual en el Palacio de Pimentel. La emoción del encargo siempre es igual de intensa y agradezco la confianza en mi capacidad de enriquecer con sensibilidad ese espacio.
Espero que puedas visitarlas en alguna ocasión. ¿Te apetece?

¿Quieres una obra pública?
Una reflexión

Compartir el amor por el arte no decepciona nunca, siempre sorprende.

Ver más obras públicas

Cuando viajamos nos damos cuenta de lo importante que es encontrar la belleza en los lugares que visitamos, en los paisajes y jardines, en los edificios, en las fachadas, en calles y plazas...

La escultura pública transmite emociones, recuerdos, intenciones, homenajes y misterios a través de cada artista. La obra pública hace viva la calle y ofrece un momento de descanso al que la contempla, refleja la cultura y los valores de sus gentes, que la presentan a quienes visitan la ciudad. Me gustaría que no se considerara un lujo sino una necesidad de acercar el arte a todos, con generosidad, a veces es el primer contacto de alguien con el arte y eso puede cambiarlo todo. Hay mucho por descubrir en ellas.

Todo encargo de obra pública es una gran responsabilidad, y un reto físico e intelectual. Mi objetivo es mantener su esencia con mi propio lenguaje y la conexión con quien se acerque a ella. Siempre estoy agradecida por la oportunidad, por tener un lugar donde compartir mi lema, "Arte para vivir", para hacer sentir emociones a quien se la encuentre.

Cada una de mis obras públicas es especial para mí, en todas ellas está la confianza en mi capacidad de transmitir emociones, homenajes y belleza a quienes se las encuentran en su camino, en todas ellas está la esencia de lo que representan. ¡Conócelas!

"Somos abrazo" 2/7. 2022. Bronce. Puerta de Madrid. Alcalá de Henares (Madrid)

"Somos Abrazo" es una escultura que creé en 2020, en plena pandemia, para reflejar lo que nos define como seres humanos: la solidaridad que está presente en cada abrazo, para acompañar, para reencontrarse, para compartir emociones. Decidí realizar una serie de siete originales en bronce para conectar siete espacios públicos o de fundaciones que llevaran esa solidaridad a quienes la necesitaran, haciendo viable el proyecto. En 2024, superada la pandemia, incluí esta obra entre mis trabajos abiertos a la adquisición por parte de particulares o empresas. Si estás interesado en alguna de las esculturas grandes disponibles haz CLICK AQUÍ.

Las noticias de Telemadrid se hicieron eco de la inauguración de esta escultura: "Somos abrazo" Telemadrid. Alcalá de Henares.

Realicé una serie de 25 piezas de pequeño formato para poder tener cerca este abrazo universal: "Somos abrazo". Pequeña.

"La Victoria da alas". 2011. Bronce y hormigón. Colmenar Viejo. (Madrid)

El encargo de esta escultura tuvo el reto de conseguir el movimiento y equilibrio perfecto en la punta del pie, integrando una base dinámica de hormigón y que surge del suelo elevando al protagonista. Un homenaje tanto a los deportistas que consiguen llegar a la meta, como a todos nosotros cuando alcanzamos ese objetivo o superamos esa situación que requiere de un gran esfuerzo. LLegar a la meta nos da alas, nos hacer sabernos capaces de llegar lejos, no importan los aplausos ni cuántos nos esperan, en nuestro interior sentimos una satisfacción personal que compartiremos con quienes estuvieron en el camino. La escultura pública inspira a quienes se acercan a ella y esa es su meta.

"Aire de vida". 2008. Bronce. 2,40 m. Luzón. (Guadalajara)

En 2005 Guadalajara sufrió un terrible incendio en el que fallecieron once personas. El proyecto "Hitos del Rodenal" que puso en marcha la pintora Concha Márquez a través de su Fundación quería hacer un homenaje a todos ellos con esculturas e intervenciones en el paisaje, contactó conmigo para que donara una obra y decidí hacer esta escultura que invita a renacer. Donar este trabajo significó un gran esfuerzo para mí, pero era lo que sentía que tenía que hacer, así que decidí realizar una serie de siete originales de una pieza de 50 cm para encontrar patrocinadores que me ayudaran con los gastos de la obra grande... Aún quedan cuatro disponibles y haciendo CLICK AQUÍ puedes ver todos los detalles, por si quieres apoyar este proyecto.

Grabé el proceso de modelado de la escultura de 2,40 m. y puedes verlo aquí: "Aire de Vida". Proceso y montaje en Luzón.

Esculturas y relieve como homenaje a la película "¡Bienvenido, Mr. Marshall!" y al cineasta Luis garcía Berlanga. Bronce.

Cuando en el año 1952, el director de cine Luis García Berlanga eligió un pueblo de la sierra de Madrid para filmar su película "¡Bienvenido, Mr. Marshall!", no sabía el impacto que tendría en la historia del cine español y en la de Guadalix de la Sierra. Este pueblo serrano fue escenario de una película referente en la filmografía española y muchos de sus vecinos formaron parte como extras y trabajadores. Para hacer un homenaje a este evento tan relevante, me fueron encargadas las obras que lo recogen y que permanecen en la memoria de vecinos, visitantes y amantes del cine. En 2008 se inauguró el conjunto escultórico "Bienvenidos" a la entrada del pueblo y que sigue dando la bienvenida a quines llegan a esta localidad. En 2011 fue el momento de rendir homenaje al cineasta con un relieve en la fachada del I.E.S. que lleva su nombre y a una de las escenas más emblemáticas de la película, cuando el alcalde de Villar del Río habla de la deuda que tiene con los vecinos, con una escultura de Pepe Isbert en el famoso balcón del ayuntamiento. Todas ellas se convierten en recuerdo del poder transformador y enriquecedor de la Cultura.

Telemadrid siguió el proceso de realización del conjunto en mi estudio y fundición: "¡BIENVENIDOS!" Madrid oculto.

"Danzando para la luna". 1999. Bronce. Valladolid.

A esta escultura le tengo un cariño especial, fue mi primera obra pública y es lógico ¿verdad? En enero de 1999 tuve una exposición en el Palacio de Pimentel de Valladolid con una gran acogida, siendo una de las más visitadas ese año, y al finalizar recibí el encargo del Ayuntamiento para hacer un "Homenaje a la Mujer Contemporánea". Esta escultura se ubicó en la Avendida de Segovia, en el popular barrio de "Las Delicias", que estaba siendo remodelado y cuando se terminaron las obras la inauguración fue un gran evento que siempre recuerdo, con bailes regionales y lluvia. La lluvia siempre suele acompañar mis inauguraciones de obra pública, el día de antes o unas horas en ese día o al siguiente, a veces solo unas nubes, yo me tomo este fenómeno como una bendición, ya que en el momento del montaje no me llovió nunca (de momento).

El 29 de abril de 2024, en su 25 aniversario, regreso a Valladolid para celebrarlo con una visita guiada y una conferencia-coloquio. Veinticinco años desde esta primera inauguración y ya quince esculturas públicas que acercan mi mirada, mi oficio y mi arte a quienes se las encuentran en su camino. Siempre estaré agradecida por la oportunidad que se me brindó. ¡Gracias, Valladolid!

"Somos abrazo" 3/7. 2023. Bronce. Avenida de la Concordia. Mejorada del Campo. (Madrid)

La tercera pieza de la serie "Somos abrazo" está ubicada en un acogedor parque que fue remodelado para la ocasión en Mejorada del Campo (Madrid). Su inauguración se llevo a cabo con gran solemnidad y cercanía, como homenaje a los fallecidos en la pandemia y a todos los que ayudaron en aquellos meses tan duros. Acompañados por la música de un violonchelo, todos sentimos la emoción que transmite este abrazo universal y que nos conecta. Me emocionan las palabras que recibí de los asistentes y vecinos de la localidad al sentirse reconfortados con esta obra. En 2024, superada la pandemia, incluí esta obra para su adquisición por parte de particulares o empresas. Si estás interesado en alguna de las piezas grandes disponibles, haz CLICK AQUÍ.

Agradezco que me brindaran la oportunidad de presentar la escultura, aquí tienes el vídeo: Ana Hernando presenta su abrazo.

Realicé una serie de 25 piezas de pequeño formato para poder tener cerca este abrazo universal: "Somos abrazo". Pequeña.

"En un abrazo". 2019. Bronce. Pozuelo de Alarcón (Madrid)

Cuando llegó la pandemia a todos nos sobrecogió, y en esa incertidumbre recibí una llamada que me emocionó: Funemadrid quería encargarme tres abrazos para ubicar en tres cementerios como homenaje a las víctimas y sus familiares. Habían conocido mi trabajo, en el que el abrazo protagoniza varias de mis obras por los matices que ofrece, y buscaban uno que ayudara a seguir adelante después de lo sufrido. Tenía uno pequeño que creé en 2018 y que representaba a una figura que reconforta a otra y que era perfecta. Sigo emocionándome cuando me llegan mensajes de quienes ven esta escultura en alguno de los cementerios donde se encuentran (Leganés, Alcalá de Henares y Pozuelo de Alarcón). Sentir que la emoción que transmite ayuda a quienes pasan por el trance de la pérdida de un ser querido, por cualquier causa, es una sensación que da sentido a mi vocación... El arte tiene que conectar de manera natural con aquello que no podemos expresar.

De la pequeña escultura de la que surgió esta obra pública ya tenía una serie de 25 piezas y puedes verla AQUÍ.

Te invito a leer la entrada que escribí en mi blog con motivo de la inauguración: "En un abrazo". Emoción y recuerdo.

"Busto de Vicente Aleixandre". 2008. Bronce. Miraflores de la Sierra. (Madrid)

Realizar un retrato siempre es un reto y más manteniendo un estilo personal que se reconozca. En mis obras busco simplificar la anatomía con planos y líneas armoniosas y eso es lo que hago cuando tengo que reflejar rostros en las esculturas que lo requieren. Resulta reconocible mi manera de plasmar los rasgos, el carácter y la expresión del protagonista, adaptando mi lenguaje al encargo. Vicente Aleixandre descubrió la poesía en Miraflores de la Sierra (Madrid) mientras pasaba largos periodos por salud. Dedicó muchos de sus poemas a este pueblo y a su árbol más emblemático, "El álamo".

Yo soy de Miraflores y vivo allí, así que cuando los medios de comunicación buscan hacer un reportaje de cosas interesantes del pueblo suelen contar conmigo. Comparto aquí uno en el que verás mis obras: Ana Hernando en Ruta 179. Miraflores. Telemadrid.

"La Vaquilla". 2009. Bronce. Pedrezuela. (Madrid)

Este es el relieve más grande que he realizado, mide 2,40 x 1,20 metros y tiene un grueso de 5 cm aproximadamente. Mi experiencia en el campo de la medalla artística me facilita modelar bajorrelieves bastante planos que, como en este caso, permiten aportar mucha información: fondos, paisajes, movimiento, textos... etc. Cuando el Ayuntamiento de Pedrezuela contactó conmigo para hacer un homenaje a la tradición popular de "La Vaquilla" era importante pode ajustarse al presupuesto y esta era, sin duda, la mejor opción. El bajorrelieve me permitía representar a todos los personajes protagonistas de ese día grande, los detalles característicos de la vestimenta de cada uno y el movimiento que da vida a una fecha tan señalada.

Como siempre, agradezco la confianza en este trabajo y el mimo que se puso en la ubicación y en el diseño de los espacios que acogen esta obra y otro relieve pequeño que acompaña con un texto este homenaje a una tradición llena de vida y que continúa en las nuevas generaciones. Una fiesta generosa que acoge a vecinos y visitantes ofreciendo un delicioso pan de anís a todos.

"El Perrero". 2003. Bronce. Miraflores de la Sierra. (Madrid)

Una obra pública siempre es una responsabilidad, pero si es para representar una tradición arraigada en el lugar de donde eres y vives, lo es mucho más. Me gusta verme modelando sobre el andamio, después de soldar la estructura que ha de soportar los más de doscientos kilos de barro, dar forma a la escultura final es una sensación muy emocionante para mí. Procuro siempre hacerme fotos o vídeos mientras trabajo y en esta ocasión subir y bajar del andamio era un trabajo extra, pero merece la pena ese recuerdo.

La escultura está ubicada en una pequeña plaza de Miraflores de la Sierra, la Plaza del Rollo, muy céntrica y junto a ella se encuentra un panel que informa de la leyenda que da vida a este personaje. Se cuenta que cuando los franceses llegaron a estas tierras, sus habitantes se vistieron con mantones y gorros, se ciñeron los cencerros a la cintura y se mezclaron con el ganado haciendo huir al invasor que abandonaba el botín conseguido en otras batallas y esas joyas adornan los gorros. Una tradición recuperada hace más de cuarenta años y que se celebra el 2 de febrero, llena de colorido y cencerradas por todo el pueblo.

Si no viste el reportaje sobre Miraflores en el enlace anterior, aquí lo tienes: Ana Hernando en Ruta 179. Miraflores. Telemadrid.

"Guardia urbano". 2002. Calle María de Molina con Doctrinos. Valladolid.

Tras "Danzando para la luna" me surgió el encargo de realizar una escultura como homenaje al guardia urbano, algo muy importante por la responsabilidad que tenía al representar a un cuerpo de seguridad imprescindible. Lo afronté como reto, difícil, además, siendo la primera escultura en España que hacía este reconocimiento. En Valladolid hubo un guardia que adquirió gran popularidad por su manera dinámica de gestionar el tráfico, se le conocía como "El eléctrico", pero no podía caer en un personaje concreto y al mismo tiempo quería mantener ese contacto directo con los peatones y conductores... Sí, era un verdadero reto.

La inauguración fue espectacular, asistieron representantes del cuerpo de cada provincia de Castilla-León, uniformados con sus trajes de gala, dando la solemnidad que merecía el momento... y el colorido. Yo estaba muy nerviosa esperando que se descubriera mi escultura, sabiendo que sorprendería por su pose natural y conectando con los ciudadanos, una apuesta personal por transmitir la vocación de servicio que es la esencia de quienes vigilan que todo esté bien. Resultó tener una estupenda acogida y unos meses después fui nombrada "guardia urbano de honor", una distinción que recibí agradecida y una anécdota que me conecta con cariño a esta ciudad que me ha acogido generosamente desde le primer momento.

La base de la escultura, de mármol negro con una barandilla de acero inoxidable fue diseñada por Benito Mauleón, artista vallisoletano que aportó un elemento moderno para sintetizar el podium sobre el que se colocaban los guardias antiguamente.

¿Quieres DESCUBRIR MÁS OBRAS PÚBLICAS?

En mi libro "Arte para vivir. Ana Hernando. 30 años creando"  recogí mi trayectoria y todas mis obras públicas hasta 2018.
Disponible en la tienda online.

Más información
©2024 Ana Hernando. Todos los derechos reservados | Aviso Legal